Skip to content

Abuelo

17 septiembre, 2005

Me encuentro en el salón de actos de la escuela de mi primaria, estamos vindo una seguidilla de actos de todos los grados. Estoy rodeado por familia y amigos. Mis amigos son los actuales, y mi familia: vieja, viejo, abuelo y abuela postiza.

El acto se hace largo y nos tenemos que ir, mi abuelo está apurado aunque no lo demuestra. Todavía falta ver el último acto, pero nos levantamos y nos vamos, saludo a mis amigos, les digo que después los llamo, que me tengo que ir. Mi viejo, vieja y abuela postiza se levantan de la mesa y caminan, yo me quedo hablando con mi abuelo mesa de por medio. “Te acordas de aquel pescado que comimos juntos la última semana“, ““, “bueno, por culpa de eso me morí, cuando me estaban llevando me enteré. Me tiraron al lado de las vías, yo no me podía mover pero veía todo, obvio, mi pierna quedó torcida arriba de las vías, parecía un muñeco (me sonríe mientras me cuenta esto, lo escucho perfectamente, tiene los bigotes mitad blanco mitad negro, como siempre), viste como te tratan cuando estás así, y un águila se puso a comer pescado al lado mío, ¡imaginate!”. Me lo imaginé todo abuelo, con lujo de detalles. Una vía abandonada del interior del país, nadie alrededor, sólo vos, 2 tipos y el águila comiendo el pescado muerto.

De pronto, me despierto, miro el reloj, no escuché el despertador. Me pongo de pie, en media hora tengo que estar en Cabildo y Juramento, no llego, me van a matar. Voy al baño, me quería bañar pero no tengo tiempo, me lavo la cara, imposible quitar las ojeras, me mojo el pelo, lo acomodo con las manos, no uso peine. Vuelvo a mi habitación, comienzo a ponerme el pantalón, y al mismo tiempo que miro el techo, reacciono y sonrío. Un momento de felicidad entre tanta angustia. ¡Hablé con mi abuelo! Hace años que no lo hago, mi abuelo murió de cáncer hace ya como 2 años. Lo extraño. Lo ví y hablé con él, cara a cara, le escuché la voz perfectamente, era él, no hay duda. Y estaba felíz, contándome la causa de su propia muerte.

From → Sin categoría

4 comentarios
  1. Maru permalink

    Me emociona la autenticidad de tu relato, la posibilidad de conectarte con tu sensibilidad y compartirla con los que te leemos. Me emociona. Yo con vos quiero compartir emociones.

  2. Nessie permalink

    hantartico tal vez su abuelo sea la clave para romper sus hielos…tal vez haya que entrar en el trópico y dejar el polo sur…
    hermoso su relato de su sueño, conmovedor

  3. hantartico permalink

    gracias chicas… gracias por el calor de sus comentarios…

    sí nessie, se anda necesitando un poco de clima tropical, vamos a ver que se puede hacer!

    compartamos nuestras emociones maru! por siempre!
    gracias por tu comentario! me hace mucho bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: