Skip to content

Milagro en Charlone

19 agosto, 2005

Sin importar la hora, anoche comencé a ver la película, fueron más las ganas que el sueño. Y fué un placer, un sueño llevado a la pantalla, por el Gran Vittorio De Sica, un maestro que conocía por “Ladrón de bicicletas” y “Boccaccio ’70” pero que ahora, y más que nunca, me interesaré por él. A veces me pasa, me hago el listado de las películas que quiero ver, o el director, y después pasa el tiempo, me olvido o no tengo tiempo, ojalá con este director no me suceda esto. Un placer ver una metáfora de una hora y media, una completa crítica social, la cual deberían ver los señores representantes de nuestro “pueblo”, así aprenden y toman como ejemplo a los milaneses, que con su “Milagro en Milán” han modificado la historia, aunque sea la mía, y no sólo por 90 minutos.

Amo el neorrealismo italiano, y odio decir esto por ser un estudiante de cine, en algunos momentos quizá preferiría tener otra profesión, pero al mismo tiempo me digo: “¿si no me exigieran ver este tipo de película, yo la hubiera visto?”. Y esa pregunta lastíma, al alma entera, porque pienso en un porcentaje negativo mucho mayor, y eso es una lástima. Pero por suerte soy estudiante de cine, y entonces pienso: “¡que suerte la mía!”.

Bueno, como tengo suerte, y tantos milagros ocurren ultimamente acá en Charlone, me voy al banco, a cobrar el maldito cheque, el primero de una serie dos. Porque como se darán cuenta no estamos en Milán, y por esta zona terrestre ya no vuelan palomas blancas milagrosas (digo esto para que vean la película), y hay gente que se dice a sí misma: “los gustos hay que dárselos en vida”, y porqué no dividir en dos cheques una suma que bien podría figurar en uno sólo, y porqué no darle la mitad ahora y la otra mitad en Septiembre. Es ley de “nuestro pueblo” que uno se las tiene que arreglar como pueda, sin importar que el “laburo” lo hayas realizado hace más de un mes, y que para cobrar el total correspondiente falte casi un mes, y que todo eso sume casi tres meses, eso no les importa.

Bueno, voy a ducharme, con agua fría, para luego ir al banco, y a la vuelta, ver otra película de Vittorio, el Gran Vittorio, mí Vittorio, y a la espera de que alguna vez sea nuestro Vittorio.

From → Sin categoría

2 comentarios
  1. Nessie permalink

    que bueno que tu laburo/estudio te “obligue” a encontrarte con esas cabecitas como la de Vittorio, yo diría que es un gran y bello privilegio…

  2. Anonymous permalink

    Looking for information and found it at this great site… » » »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: