Skip to content

MATEO

19 agosto, 2005


Parece mentira que la muerte de un perro provoque tanto dolor, pero puedo decir que es así. Ya me sucedió cuando era pequeño, con PACO, que sólo tenía meses de vida, y los malditos gusanos lo devoraron por dentro. En otra oportunidad, mi tortuga desapareció, estábamos en construcción y al parecer se fue de viaje con el camión de los escombros. Unos años más tarde, otro perro: SELVA; así como vino (lo encontramos en la calle) se fué. Para luego llegar MATEO, una veterinaria amiga lo encontró en la calle y nos lo dió, al verlo (yo tenía 13 años) me pareció horrible, dije que no lo quería y me fuí. Cuando volví, no sólo tenía un perro recién bañado y perfumado, sino que ya tenía nombre: MATEO. Pasaron 12 años de aquel día, y recuerdo muchos momentos con “mi hermanito”, como le decía muchas veces cuando hablaba con él. Recuerdo un fin de semana en San Pedro, que fuimos en carpa, no dejaban pasar mascotas, pero él era tan chiquito que lo escondimos en una canasta y nadie se dió cuenta, ese momento quedó estampado en una remera, que usé poco, pero que ahora me viene a la cabeza a cada segundo. Otro momento, quizá crítico, fué cuando me mordió en el párpado, me acuerdo que recibió una paliza que me dolió a mí también. Cuando lo pisó un auto y llegó rengueando; cuando apareció su “hermana” ABRIL, desde el primer día hasta hoy que no dejó de ladrarle, ni ella de molestarlo; recuerdo todas las navidades, que se escondía bajo la cama o el placard por temor a los cohetes; o cuando yo le tenía miedo a que me muerda, porque voy a ser sincero: siempre fué un cabrón, pero un cabrón copado, con onda. Siempre me cargaron por tener ese “bicho o muñeco”, pero a mí nunca me importó, siempre lo defendí, siempre me sentí orgulloso de ser su hermano, y como tal ahora escribo éstas líneas para recordarlo, para que quede plasmado el cariño que siempre le tuve, porque era feo, gruñón, por momentos un verdadero hijo de puta, pero lo quise, lo quiero y lo tendré en la memoria siempre.

A Mateo.

Anuncios

From → Sin categoría

5 comentarios
  1. lolamaar permalink

    lo lamento mucho. son tristes las pérdidas, pero estrenan lugares incorrompibles en los corazones.
    besos a vos,
    la morocha lolamaar

  2. Lina Roca permalink

    la que te repartió, hantártico, se me escapó una lagrimeta.

    soy una turra, lo sé, pero cuando se murió mi gata lloré un montón. cuando se murió mi abuela, no.

    horrible lo mío, pero la gata era lo más.
    ahora tengo una perra bien guacha. la estoy tratando con homeopatía para que no me muerda más.
    pero la adoro.

    saluds,

    lins

  3. mariano permalink

    que tipo antipatico ese mateo, a mi siempre me ladro, sin embargo se deja ver el cariño que le tenes y de alguna manera puedo entenderlo

    pucha macho

  4. Anonymous permalink

    Best regards from NY! »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: